Cuenca Azul imagen aleatoria

Las centrales hidroeléctricas no paran ni con la sequía

Fruto de los casi 90 años (se creo en 1925) de connivencia de la Confederación Hidrográfica del Ebro y otras administraciones con las empresas hidroelectricas, todo ha valido en el Ebro. Sobre todo en el Ebro riojano-alavés y riojano-navarro, debemos recordar que sirve de límite con ambas provincias.

En la cuenca del río teóricamente más caudaloso de España, los caudales se han reducido a la mínima expresión. Apenas hay caudales circulantes por el lecho del río, las uvas de las viñas situadas cerca del cauce y que no se riegan se encuentran convertidas en casi pasas…. ¿y qué hacen las empresas hidroeléctricas? Turbinar, turbinar y turbinar…. Llevan todo el agua a las turbinas dejando los lechos secos después de las presas, hasta que vuelven nuevamente los caudales. Lo hemos comprobado en La Rioja Alta (Haro-Logroño), ya lo comprobaremos de Logroño a Alfaro. El sentido común dice que no se debería turbinar todo el caudal, se debería dejar “el río más caudaloso de España” tranquilo hasta que vuelva a llover, si sucede alguna vez. Sin embargo, eso es imposible ante la avaricia de las empresas hidroelectricas. El impacto sobre los ecosistemas de ribera es brutal, a pesar de tener visones europeos (mamífero europeo en mayor riesgo de extinción después del lince ibérico).

Como no sirve de nada lamentarse, elaboraremos un informe y un escrito que se remitirá a Medio Ambiente de La Rioja y a la CHE.

AMIGOS DE LA TIERRA, LA RIOJA

Comentarios no permitidos.