Cuenca Azul imagen aleatoria

Cuenca Azul denuncia la sobreexplotación del Ebro

Las organizaciones que forman parte de Cuenca Azul se han reunido este sábado para denunciar la sobreexplotación de los recursos del río Ebro. El objetivo de la asociación es concienciar sobre la necesidad de que la planificación hidrológica funcione sobre criterios de “racionalidad, sostenibilidad y rentabilidad a largo plazo”.

El mayor problema de la Cuenca del Ebro es la sobreexplotación de sus recursos hídricos. Así lo han afirmado desde Cuenca Azul, la red de organizaciones de afectados, ecologistas, movimientos sociales y plataformas en defensa del río del Ebro que se han reunido este sábado en el Centro Cívico Estación del Norte.

El portavoz de la Asociación Río Aragón, Miguel Solana, ha señalado que el objetivo de la reunión es que “las cosas cambien de verdad para que la planificación hidrológica funcione sobre criterios de racionalidad, sostenibilidad y rentabilidad a largo plazo, porque estos criterios son los que cambiarán la vieja filosofía de los planes de cuenca”.

Como ha explicado el presidente de Coagret, Julián Ezquerra, el encuentro se enmarca “en un proceso de participación que llevan a cabo organizaciones en defensa del territorio y del agua de la Cuenca del Ebro”.

Problemas de la cuenca

Julián Ezquerra ha subrayado que el principal problema de la Cuenca del Ebro es que “las administraciones y los usuarios no se dan cuenta de la situación del río. Sólo piensan en intereses económicos y políticos pidiendo al río más de lo que puede dar”. “La naturaleza es muy sabia, se adapta a todo y resiste mucho, pero tiene unos límites y hay que darse cuenta de ellos”, ha añadido.

Algunas de las soluciones que Ezquerra ha enumerado para cambiar la situación actual de la Cuenca son frenar las ampliaciones de regadíos y los trasvases porque “no hay que decirle al río qué es lo que debe hacer”. Para el presidente de Coagret lo fundamental es que “tanto la sociedad como las administraciones deben darse cuenta de que tienen que convivir las necesidades medioambientales y sociales del río con las económicas de los usuarios”.

Por su parte, Solana ha puntualizado que en la actualidad “se sigue la vieja política de que los ríos son meros conductores de agua y hay que llevar el agua a otros sitios para que tenga una función productiva”. “No negamos que esa faceta sea importante, pero no se puede convertir el agua en un mero recurso mercantil”, ha remarcado el portavoz de la Asociación Río Aragón.

“Hay que cambiar el modelo de explotación de nuestros ríos para que la escasez de agua, la contaminación y la falta de regímenes naturales dejen de ser los principales problemas de los ríos”, ha concluido Solana.

Cuenca Azul denuncia la sobreexplotación del Ebro (ARAGÓN DIGITAL – 14/01/2012)

Comentarios no permitidos.