Cuenca Azul imagen aleatoria

ONG ambientales y sociales recurren al botijo para pedir agua para los ríos

Con motivo de la II Conferencia Internacional sobre Escasez y Sequía

¿QUÉ?

Bajo el lema: “La sequía no es climática, es política”, las principales ONG ambientales y sociales realizan una acción reivindicativa en el exterior del Palacio de Congresos el próximo 18 de febrero. Los participantes recurrirán a la representativa figura del botijo para denunciar ante la Unión Europea que el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino quiere utilizar la excusa de la “sequía” para no cumplir la legislación europea sobre agua.

¿CUÁNDO?

Jueves, 18 de febrero:

A las 10:30 horas: lectura de comunicado de las ONG

(después de la rueda de prensa de la ministra Elena Espinosa).

De 8:30 a 12:30 horas se atenderá a los medios.

¿DÓNDE?

Exterior del Palacio de Congresos de Madrid

Frente a la puerta principal (Pza. Joan Miró)

Paseo de la Castellana, 99 (entrada principal)

Metro: Santiago Bernabeu (línea 10 de metro) y Nuevos Ministerios (líneas 6, 8 y 10)

¿QUIÉN?

  • COAGRET (Coordinadora de afectados de grandes embalses y trasvases)
  • Ecologistas en Acción
  • Greenpeace
  • PDE (Plataforma en Defensa del Ebro)
  • Plataforma del Tajo
  • WWF
  • Xarxa per una Nova Cultura de l’Aigua
  • Xuquer Viu

¿POR QUÉ?

Las organizaciones ambientales y sociales protestan por dos motivos. De un lado, no haber sido implicadas plenamente en esta Conferencia Internacional de Escasez y Sequía y, de otro, el objetivo oculto de la reunión. En concreto, la administración pretende utilizar el argumento de la sequía en los países mediterráneos para no cumplir con la Directiva Europea Marco del Agua (DMA). Según estas organizaciones, la sequía no debe ser una excusa para incumplir la ley. La solución consiste en establecer unos Planes Hidrológicos de Cuenca eficaces.

Esta ley europea establece como objetivo fundamental la protección y conservación de la calidad ambiental de todas las masas de agua (ríos, acuíferos, humedales, lagos y aguas costeras) para garantizar la satisfacción de las demandas sostenibles de agua a medio y largo plazo.

En el caso de la Región Mediterránea, conseguir estas metas requiere disminuir la presión humana sobre el agua, adaptando el desarrollo a los recursos disponibles. También precisa el fortalecimiento de los ecosistemas acuáticos, asegurando regímenes de caudales adecuados en los ríos para que cumplan sus funciones naturales.

Comentarios no permitidos.